Pistas para la homilía domigno 3 Adviento-2007

poster-irene.jpgMientras que el sistema económico que domina hoy en el mundo quiere hacernos creer que alcanzaremos la felicidad si lo que nos mueve en nuestra vida es el producir para consumir, mientras nos hace creer que nuestra seguridad está en poseer, nuestra necesidad que tenemos de que se nos reconozca y se nos valore está en el  poder y el prestigio y nuestra gratificación, el sentirnos a gusto y gratificados está en el hedonismo y placer por el placer a costa de lo que sea; mientras se  nos invita a vivir en el más puro individualismo y competitividad como la forma más apropiada para progresar en esta vida, está dejando en la cuneta a miles y millones de personas frustradas, pobres, insatisfechas e infelices, desilusionados y desesperanzados, abandonadas a la experiencia de la impotencia. Nos encontramos con un mundo en el que para la mayoría de las personas y de los pueblos parece un desierto, un destierro porque se ven obligados a vivir en la más pura y dura soledad,  en la más cruda precariedad en sus vidas y teniendo que beber sorbo a sorbo el tedio de su existencia.Frente a esta situación y realidades concretas que vemos y hasta nos toca vivir día a día, la Palabra de las Escrituras nos ofrece a un Dios que, como buen padre, nos hace la promesa de algo muy distinto y que se convierte en alternativa y oferta para vivir como personas realmente felices. Es un Dios que se preocupa de sus hijos y los cuida como el águila que cuida de sus hijos mimándolos con sus alas, o como el alfarero mimando la vasija, o como el enamorado que nos lleva tatuados en la palma de sus manos. Isaías nos recuerda esa promesa y acción de Dios hacia nosotros si decidimos acogerlo:El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarión. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios”.Un Dios que nos invita a también a nosotros a trabajar en el mundo como si fuéramos sus manos y su corazón para los demás: “ Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes; decid a los cobardes de corazón: «Sed fuertes, no temáis. Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará.» Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Volverán los rescatados del Señor,: en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán.Y toda esta promesa y se cumple en Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios hecho uno de nosotros. En Jesús se cumple ese anhelo de felicidad de manera muy distinta a la que el sistema económico y cultural nos inculca. Jesús de Nazaret ha venido ofrecernos que la felicidad no está en producir para conseguir, sino acogerlo a Él capaz de convertirnos en personas verdaderamente humanas. Él ha venido a recoger de la cuneta a los que el mundo margina, Él ha venido a decirnos que la esperanza está en Él si lo acogemos y queremos seguir sus pasos viviendo como Él vivió. Él ha venido para que  los ciegos vean, y los inválidos anden; los leprosos queden limpios, y los sordos oigan; los muertos resuciten, y para que a los pobres se les anuncia el Evangelio. Y todo eso cómo lo ha hecho? Pues diciéndonos con su vida que nuestra seguridad está en compartir, nuestra necesidad de reconocernos en nuestra valía la encontraremos en el servicio y que el verdadero gozo está en desarrollarnos como verdaderas personas humanas acogiéndolo a Él como la plenitud de la persona humana.Así es cómo Él se convierte para nosotros, para los más pobres y para toda la humanidad EN LA AUTÉNTICA ESPERANZA. Terminan diciendo: “¡Y dichoso el que no se escandalice de mí!”, es decir, quien se atreva a cambiar el dar culto al dios dinero, al dios consumismo y al dios egoísmo por darle culto a Él que no viene a esclavizar ni a romper la esperanza, sino a liberarnos y a convertirse él en la verdadera esperanza que no falla.

Anuncios

~ por manolobarco en diciembre 18, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: