NUEVO BLOG: “Hacer la calle”

*Un nuevo blog ve la luz en este mundo globalizado y en este espacio de globalización. Su nombre es: “hacer la calle”

Esta es su dirección: http://manolobarco.blogspot.com/

*Pongo otro enlace que tiene mucho que ver en concreto con esta entrada. Es un sencillo artículo de Dolores Alexandre, sobre el “Cuadeerno de vida”. seguro que te ayudará….

_________________________________________

“Hacer la calle”

¿Por qué este título del blog?

Hace unos años me pidieron colaborar en la Revista Catequistas, de los Salesianos y

que le pusiera un título a dicha colaboración. Después de pensarlo, y de acuerdo con el contenido que iba a verter en él, le propuse a mi amigo Ginés, director de la Revista, este título. No le pareció mal. Venía muy bien, como decía, con el contenido. “Hacer la calle” suele tener otras connotaciones, pero me parecía que también definía bien aquello que yo iba a compartir: se trataba de ayudar a leer la vida cotidiana, los hechos, los acontecimientos con una mirada profunda, desde el corazón y al corazón de los mismos; una mirada de la realidad desde el evangelio. Mirada que, lejos de prejuicios, fuera una mirada limpia en la línea de la bienaventuranza de Jesús de Nazaret: “dichosos los que tenéis un corazón limpio”. Una mirada de las cosas reales, sencillas, de todos los días; una mirada hacia tantas y tantas historias humanas con las que nos encontramos día a día y que vivimos unos y otros. Y para esto hay que estar atentos a lo que sucede alredor, hay que salir, hay que descubrir que Dios nos cita ahí, en el espesor de la vida. El misterio de la encarnación no ha dejado fuera de sí absolutamente nada que sea humano. Nuestras experiencias de fe tienen su encanto y mediación en la realidad y experiencia humana. A Dios le interesó (desde siempre) la vida, la historia de su pueblo, los acontecimientos… Dios se iba revelando en la historia y los profetas intentaban hacer eso mismo: atentos a la realidad, amasada con la oración y la revelación que Dios les había ido haciendo, descubrían revelación de Dios en la historia y para la historia. Decimos que no hay dos historias: una sagrada y otra profana, sino una sola y que es en al historia profana donde se realiza la historia de la salvación। Y con el misterio de la encarnación llega a la plenitud esa unidad entre vida y fe। No podemos divorciar la fe de la vida o la vida de la fe. El Verbo de Dios tomó carne humana, como la nuestra. El verbo de Dios asumió toda la realidad humana, y es en esta realidad donde nosotros también estamos llamados a descubrir las semillas del Reino, la presencia de la acción del Espíritu, los lugares donde se intenta bloquear su acción. Es en la vida real y concreta de las personas, de los pobres, donde estamos llamados nosotros descubrir que el Espíritu de Dios no deja de trabajar. De manera que, cuando nosotros como evangelizadores llegamos a las personas, analizamos los acontecimientos, estudiamos la historia, intentamos llevar adelante la Buena Noticia, el Espíritu ya lleva trabajando mucho tiempo esas realidades, esos corazones, esos colectivos… Y a nosotros nos toca, en primer lugar, estar muy atentos a esos signos del Espíritu para poder seguir su orientación y colaborar con Él, en vez de hacer lo que a cada uno nos venga bien o introducir “nuestro proyecto” sin contar con el de Dios.

Anuncios

~ por manolobarco en febrero 17, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: