Para el Estudio de Evangelio del domingo 21 de sept 2008

“O ves con malos ojos que yo sea bueno”

__________________________________________________________________________________________________

Señor, no se si vemos con malos ojos que tu seas bueno, sino que lo que vemos es eres tonto y que con posturas como las tuyas no vamos a ninguna parte. La manera que tienes de ser es contra-sistema. ¿A quien se lo ocurre ser así? ¿No ves que así, como eres tu, hoy no podemos funcionar? ¿No ves que así no se progresa? No me extraña que te hayamos cambiado a tí por ese otro dios-sistema que es quien hoy funciona perfectamente. Mira si funciona que aún cuando por su culpa viene una crisis económica, no cabe otro remedio que fortalecerle y adorarle con más fuerza y hacer todos de tira-levitas y de monaguillos a su servicio. Eso de tener tanta misericordia por los últimos… eso es poner travas al buen funcionamiento de la doctrina-teológica de este dios-sistem hoy no se ve con buenos ojos. Y su doctrina está muy clara, ¿sabes?. Tiene cosas esa doctrina que aparentemente se parece a la tuya (aunque tu tienes menos doctrina y más vida): Por ejemplo, su moral pregona la solidridad, pero siempre que no perjudique sus objetivos; pregona la preocupación por los pobres, pero para que pueda funcionar bien su dinámica, habla de acoger e integrar bien a los inmigrantes, pero siempre que vengan a producir y hacer los trabajos que nosotro no queremos hacer; anuncia el respeto a la persona, pero la utiliza como un instrumento de producción y de consumo; alardea de lo importante que es que vivamos felices, pero la felicidad la pone en producir más para consumir más y en gozar a tope aunque sea utilizando a los demás; prepara campañas para “socorrer” a los pobres subdesarrollados, pero los expolia y oprime; defiende la paz, pero vende armas para que generan guerras buscando intereses económicos; habla de justicia, pero siempre que sea para afirmarse más frente a los que él oprime… dice que busca el bien-estar, pero solo de aquellos que se ponen de rodillas ante él; nunca le he oído hablar y procurar el “bien-ser” de todos. La forma de superar sus crisis significa que, sobre todo los pobres se han de apretar más el cinturón, que estos no tienen que ser nada reivindicativos, que se tienen que conformar y mp preparar jaleo, pues si fuera así, esto se iría al traste. Por eso se convoca a todas las instituciones sociales (empresarios y sindicatos) para que hagan de colchón y nos hagan entender que nos hemos de aguantar; y que es necesario “enchufar” más ayudas económicas del Estado (que las pagamos todos) a los emprearios y empresas; dice que hay que ser más austeros, pero al mismo tiempo nos bombardean con anuncios para que consumamos. Fíjate qué “tipo de misericordia” tiene este dios-sistema para con los pobres. Porque estas cosas hay que hacerlas para que tengamos trabajo (aunque precario y más precario), para que los trabajadores se sometan más y más a las malas circunstancias por la que pasa la sociedad, y dicen que eso redundará en el bien de los trabajadores y de los pobres, pues así habrá más riqueza y de esta manera se beneficiarán los pobres. Para eso, quiere decirnos este dios-sistema (y sus secuaces, el gobierno de turno y la gran patronal) que se  ha de flexibilizar más el mundo laboral. NO se si entiendes esto de la flexibiliad laboral (he buscado en tu diccionario y no he encontrado este término), pero te lo explico: mira, lo que quiere decir es que se ha de someter todo lo que forma parte del proceso productivo en función de conseguir el máximo beneficio económico al mínimo costo. Y en lo que forma parte del proceso productuvo está la persona del trabajador o trabjadora; en definitiva, que aún se tiene que convertir en más instrumento y objeto, si cabe, para que el sistema funcione mejor. Pero no creas que el dios-sistema hace estas cosas solo con los trabajadores, sino que esa doctrina y práctica va formando parte cada vez más de todo el personal y va pervirtiendo también la conciencia y el corazón de los pobres.

Bueno, Señor, que las cosas están así y tu nos vienes ahora con esa parábala diciendo que los últimos, serán los primeros… Este dios-sistema nuestro se ríe de ti y de todos lo que creemos en tí. En fondo dicen “¡qué ingenuos son!”.

No obstante, Señor, yo me pregunto: ¿Qué ayudará más a humanizarnos, lo que nuestro dios-sistema nos dice y hace o TU? ¿Quién se preocupa más de la persona humana, nuestro dios-sistema o TU? ¿Quién ofrece cariño y amor a los pobres y a los últimos, ese diosecillo-sistema o TU? ¿Quién ha entregado su sangre por la humanidad, el dios-sisitema y sus “sacerdotes y tera-levitas, o TU? ¿Quién pone en realidad a la persona humana en el centro, la dinámica de este dios-sistema o TU?. ¿Quién puede desarrollar más las potencialidades que tu has puesto en nuestro interior, la doctrina de este diosecillo de oro con pies de barro o TU?

Mira, cuendo estabas históricamente con nosotros en esta humanidad, te diste cuenta que tu postura no la entendieron aquellos primeros que llamaste a trabajar en tu viña. Pues mira, así hoy tampoco entiende tu parábola mucha gente, pero no solo los “sacerdotes” de este dios-sistema, sino tampoco lo entienden muchos y muchas de los que se sienten y están oprimidos y explotados. Hasta ahí llega la fuerza de este que quiere ser tu sustituto. Y hasta ahí llega la lógica de no pocos. Mira, bastantes de los que se confiesan cristianos tampoco entienden tu lógica, tu justicia, tu amor por los últimos. Así, sin darte muchos datos te confieso algo que me contó una persona amiga: una mujer jóven inmigrante. Después de estar mucho tiempo en paro, con trabajos muy precarios, etc. encontró un trabajo en un restaurante. Esta mujer se quedó embarazada. La jefa, cuando se enteró, le dijo: “o abortas o a la calle”. ¿Te imaginas cómo se quedó esta amiga mía e hija tuya?. Al final decidió no abortar, pero la presión a la que fue sometida… Por lo visto, esa jefa, se confiesa cristiana… ¿No te digo yo que nos cuesta aún a los cristianos entender que hemos de colocar a la persona por encima de todo? Nos cuesta aceptarte como eres una vez que aceptamos que lo importante es “el negocio”  por encima de todo, de la persona humana y de ti.

De todas formas, Señor, me gustaría poner altavoz a la  pregunta que le hiciste a aquellos trabajadores que fueron contratados a tu viña a primera hora del día: “O veis con malos ojos que yo sea bueno”.

“Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros como lo esperamos de tí”

Pues nada más por hoy. Dejo aquí el texto del Evangelio del domingo 21 de septiembre y las pistas de Estudido de Evangelio por si alguien lo necesita >>>>> orar-25c2badomto-a-21septiembre-08-mt-201-16

Visitas: Free counter and web stats

Libro de visitas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: