Para hacer Estudio de Evangelio: 07/09/2008

Mi bienvenida al club del común de los ciudadanos dispuestos a volver a la cotidianidad de la vida. ¿Cuesta? No voy a decir el refrán de que “todo lo que cuesta vale”. Prefiero cambiar la frase con las mismas palabras: “Todo lo que vale, cuesta”. Lo prefiero así, es más humano y humanizador y soy de los que creo que es verdad.

 

¿En comunidad o por libre?

_____________________________________________________________________________________

¡Qué importancia le da Jesús a la comunidad de discípulos, de seguidores! ¡Qué bonito es vivir en comunidad! ¿O no pensamos así? Sin comunidad no nos humanizamos. Somos eres humanos que crecemos con los demás, junto a los demás. El ser humano es un ser social. Vivimos en un mundo humnano común. Familia, amigos, vecinos, equipo, grupo, pandilla, asociación, peña, organización, agrupación, corporación, colectividad…

Jesús nos ha venido a salvar en comunidad y en la comunidad, en pueblo y como pueblo… El seguidor de Jesús no se entiende si no es en comunidad, en familia, en grupo… Así nos ha llamado él para ir todos juntos en torno a Él y así nos ha enviado a la misión (aunque esto no anula la dimensión personal). Es la comunidad quien se reune en asamblea para celebrar y orar, para compartir, para buscar juntos la voluntad de Dios, para ayudarnos, para acoger la salvación, para testimoniar a Jesucristo en el mundo, para profundizar en su Palabra, para sentirnos UNO, para sentirnos distintos y diversos, para … Y es que somos imagen de Dios UNO pero Trino.

¿Qué experiencia tienes de comunidad? ¿Como cristiano y cristiana vas a tu aire, “a tu bola”? ¿Eres de los y de las que piensa que “cada uno en su casa y Dios en la de todos? ¿De verdad que crees que cada uno ha de quedarse encerrado en su casa, en sí mismo, y que así no estamos impidiendo que Dios esté en nuestro en-si-misma-miento? ¿No crees que así le cerramos la puerta a Dios-uno-comunidad? Tal vez pienses que, cuando estamos más de uno, eso es un “barullo”. ¿Idealizas la comuniad? ¿Crees que la comundad da Jesús es de puros, perfectos y santos? ¿Crees que en la comunidad de Jesús no caben los pecadores y pecadoras? Si es así, es que tú eres el puro, la perfecta, el santo, la mejor y más buena? ¿De verdad lo piensas y te lo crees? ¿Acaso crees que no necesitas corrección alguna de los demás? ¿Estás convencido que las demás no tienen, por lo menos, tanto amor a tanta entrega como tu? ¿Te consideras tan perfecto que te molesta cuando cuando alguien intenta echarte una mano para dar un paso más en el amor a los demás y a Jesús? Si el justo peca 70 veces… tu, sin embargo, estás ya encargando un pedestal santo para cuando mueras? ¿Eres lo suficientemente humilde como para corregir con cariño y amor al hermano o la hermana? ¿O te justificas diciendo que eres una persona que te gusta ir con la verdad por delante y que eso justifica el que le cantes las verdades hasta “al lucero del alba”? De verdad, ¿te lleva a corregir al hermano o la hermana tu cariño y amor hacia él o ella, o lo que te mueve para corregir es la envidia, el complejo de superioridad que tienes, el que te cae mal, el que te aferras “a tu verdad” pensando que “la verdad en el otro no existe? ¿Pero de a qué verdad te refieres? ¿Haces la corrección desde el amor de Jesús o desde tu rencor al hermano? Jesús es la Verdad ¿Lo crees? ¿La perfección consiste en estar enamorada o enamorado de Jesús o en cumplir una serie de normas y leyes desde donde enjuiciar a quienes están en la comunidad? ¿Si no corriges a los demás es para que ellos o ellas no te corrijan a ti? Seguro que estarás conmigo en que es el Evangelio (amor, vida y luz) quien nos invita a ti a mi, a mí y a tí en la comuniad a seguir más de cerca a Jesucristo, cabeza de la que la comunidad es su cuerpo. Por cierto,

“Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. ¿Acaso no es extraordinario este regalo de Dios? ¿Tanto cuesta el reunirnos “en su nombre”? ¿Cuando nos reunimos así, en su nombre, cómo no saltar de gozoy alegría? ¿Por qué nos hacemos tantos líos sobre la presencia de Jesús? Si nos reunimos en nombre de Jesús, estamos transparentando a la Trinidad. ¿Esto solo lohacemos en el templo? ¿Cuando estamos en el medio del mundo,  en la misión, tenemos esta experiencia? ¿Cuando a los demás les va bien en la misión, nos alegramos y los descubrimos como algo nuestro? ¿Cuando a nosotros nos va bien en la misión, creemos que eso es obra de los hermanos también? ¿Y cuando a los hermanos no les va tan bien, nos sentimos hermanados a ellos? ¿Quien evangeliza, tu o la comunidad? Gozar y sufrir con la comunidad es un signo de que cuando nos hemos reunido en el nombre de Jesús ha sido de verdad un auténtico encuentro de Jesús con nosotros, de nosotros con Jesús y, desde Jesús, un verdadero encuentro entre nosotros.

Que tengas buen Estudio de Evangelio. Sé feliz. Vive la fraternidad. Ora en comunidad. Vive y entiende la misión “en comunidad” y así se fortalecerá la fraternidad.

Un fuerte abrazo. Manolobarco

 

Aqui tienes las pistas para hacer Estudio de Evangelio con el el evangelio del próximo domingo, 7 de septiembre de 2008. Mi amigo Pepelu ya me lo ha enviado. Lo tines en el siguiente enlace: 

 orar-23c2badomto-a-07septiembre-08-mt-1815-20

 Visitas:  Free counter and web stats

Libro de visitas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: