Para hacer Estudio de Evangelio del domingo 31 agosto 2008

¿Apuestas por perder o por ganar?

Si lees el Evangelio de este domingo al princio, el diálogo entre Jesús y Pedro, ¿Qué te parece?  Vamos a dejar claro desde el principio una cosa que es muy cierta: la amistad entre Jesús y Pedro. Se querían como amigos “a rabiar”.
Sigamos: Parece que Jesús ha visto que es el momento de que los discípulos no se hagan ilusiones falsas sobre él y les revela algo muy importante: Que iban a Jerusalén pero que iba a sufrir mucho a causa de los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas y que ¡lo iban a matar!. te imaginas como se les quedaría el cuerpo a los discípulos? No hace falta tener mucha imaginación. ¡Todas sus expectativas puestas en él, se le venían abajo! Eso parece por la reacción que tuvieron. Sin embargo también le dice que al tercer día resucitaría. Pero eso no lo contemplan los discípulos. Si no se podían imaginar que lo mataran, menos aún que resucitara.
Pedro se lo lleva a parte, como para hablar a solas con Jesús, muestra de su amistad y confidencialidad. Pedro le explica (bueno, ¡le INCREPA!. En realidad, que le echó la bronca por pensar en esas cosas o por dejarse matar: “No lo permita Dios. Eso no puede pasarte”.
Veamos la reacción de Jesús (tú imaginate si un amigo o amiga te dice lo que Jesús le dijo a Pedro): “¡Quítate de mí vista, Satanás!”. Jesús esta utilizando la misma expresión que utilizaba para echar demonios. Dicho de otra forma: “Pedro, estás poseíado por el demonio…” ¿Qué te parece? Ponte en el pellejo de Pedro… ¿Qué cara se te pondría?
Bueno, ahora vamos a ponernos en el pellejo de Jesús. Jesús ha venido para hacer la voluntad del Padre y en eso le va la vida. Ya lo pasó mal en las tentaciones, donde tuvo que elegir el llevar adelante la misión del Padre a través de la fuerza, del podería o llevarla adelante a través de la postura del Siervo: con amor, con misericordia, en debilidad, entregándose, sin alardear de ser Dios, … Y tomó, después de mucha oración y reflexión y de escuchar al Padre, se decidió por esta última manera: siendo un pobre, sin influencias, pasando y experimentando la debilidad de los pobres, humildes, entregándose, sufriendo, como los pobres, que dejados en la cuneta de la historia… Eso le costó mucho a Jesús, pues esa decisión no parecía humanamente lógica, culturalmente normal… ¿o no?. Pues eso. Después de haber tomado LA DECISIÓN DE SU VIDA Y MISIÓN, llega un discípulo, un amigo, uno que lo quiere y dice lo que le dijo Satanás en las tentaciones. ¿Y ahora, qué? ¿Que piensas tú si has tomado la decisión de tu vida después de haberlo pensado mucho, después de estar seguro/a que esa opción es la mejor y que es en eso en lo que “va tu vida” y la vida de los demás a quines quieres muchísimo. ¿Te imaginas que venga un amigo o una amiga y te inente convercer de lo contrario?. Además Jesús añade: “Tu piensas como los hombres y no como Dios”. Sumamos más cosas: Pedro no se ha enterado o ha querido enterarse de que Jesús ha dicho: “y resucitar al tercer día”. Que amigo o amiga es cuando hablas y le planteas las cosas solamente capto o acoja lo que ella le conviene?. ¿No es para enfadarse? Cómo  Pedro, tan amigo suyo, es posible que le diga y le tiente lo mismo que Satanás? ¡Qué fuerte! O hacer la voluntad y gusto de Pedro o hacer la voluntad de Dios. Cómo iban a entender los pobres a Jesús y se iban a fiarse de él si se hubiera situado como los poderosos de este mundo? Además, Jesús venía a convertir lo más profundo del corazón de la persona humana y de la humanidad y eso solo se puede conseguir con un amor tan grande que llegue a entregar y dar la vida hasta el final. Jesús les había hablado comentado en el fondo lo mucho Dios quiere a la humanidad, lo mucho que les quiere a ellos… Dios lo arregla todo con el amor, con entrañas de misericordia. Así había amado a su pueblo desde el principio, lo había intentado atraer con “con correas de amor y cuerdas de cariño”. Lo que en definita salva, sana, cura y transforma es el amor, que se expresa, lógicamente, en acciones, en la vida… Jesús “perdió PARA GANAR”, murió para resucitar; perdió la vida para que la VIDA en abundancia la tuvieramos todos.
De ahí lo que Jesús plantee, a continación en el texto, el camino del discípulado: Quien entregue la vida, la ganará. La apuesta es ganar LA VIDA. ¿Tú, por qué apuestas?
Feliz domingo. ¡Que apuestes bien!
manolobarco
Bueno aquí tienes el enlace para acceder a las pistas del Estudio de Evangelio. Como siempre, lo puedes descargar, imprimir y, tranquilamente, hacer el Estudio de Evangelio. Pincha en el enlace de abajo para verlo

orar-22c2badomto-a-31agosto-08-mt-1621-27 

 
 
 
 
 
 
 
 

 


Free counter and web stats

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: