PARA HACER ESTUDIO DE EVANGELIO: Texto evangelio XII dom. t.o. A

PARA ORAR CON EL EVANGELIO Y LA VIDA

Todas las semanas tendremos aquí la sugerencia para orar desde el evangelio del domingo y desde la vida. Agradezco a mi buen amigo José Luis Iglesias, sacerdote pradosiano, su trabajo, oración, su compartir, su generosidad y su colaboración.

Sería interesante que quien quiera escriba algún comentario, breve, en el que comparta algún aspecto de lo que el evangelio le ha sugerido y de lo que ha orado. Va a ser un enriquecimiento para quienes visiten el Blo. ¡ANIMO!!

 

 

12º Domingo del Tiempo Ordinario- A

22 Junio 2008

Ruego/rogamos por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poder seguirlo mejor

Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado

(Escribir…)

Leo/leemos el texto.

Después contemplo y subrayo.

Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otras personajes, la BUENA NOTICIA que escucho…veo

¿Cuáles son mis miedos? ¿y los que tenemos como comunidad-iglesia?

Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno… desde el evangelio ¿veo?

¿Y qué testigos he encontrado, qué personas he visto que daban la vida por el Él y por los que no cuentan?

Mt 10,26-33

26 No les tengáis miedo, porque no hay nada tan oculto que no se llegue a descubrir, y nada tan secreto que no se llegue a saber. 27 Lo que os digo en la oscuridad decidlo a plena luz, y lo que oís al oído predicadlo sobre las terrazas. 28 No tengáis miedo de los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien al que puede perder el alma y el cuerpo en el fuego. 29 ¿No se venden dos pájaros por unos cuartos? Y, sin embargo, ninguno de ellos cae en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. 30 En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de la cabeza están contados. 31 Así que no tengáis miedo; vosotros valéis más que una bandada de pájaros. 32 Al que me confiese delante de los hombres, le confesaré también yo delante de mi Padre celestial; 33 pero al que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre celestial».

(Escribir…)

(Si lo hacemos en grupo, lo puedo compartir)

(Escribir…)

(Si lo hacemos en grupo, lo puedo compartir)

No acabo (no acabamos, si lo hacemos en grupo) sin estos dos pasos

Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso

(Escribir…)

Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo…

(Escribir…)

Para descargar hojas atrasadas ir a la página wep: http://www.joc.es/estudioevangelio

Para descargar este evangelio en video y una canción acude a este otra dirección:

http://www.4shared.com/dir/5832385/f52af5cc/sharing.html

Y si quieres otros recursos de Iglesia-pastoral: http://www.orarhoy.com

Y si quieres hacer alguna sugerencia: iglesiasmeilan@gmail.com

Notas por si hacen falta

Notas para situar este evangelio Mt 10,26-33

Este fragmento forma parte del “sermón de la misión”. Jesús envía a anunciar el Reino y a curar toda enfermedad.

Y podemos decir que en este trozo el evangelista desarrolla la última bienaventuranza (Mt 5,10: “Dichosos los que viven perseguidos por su fidelidad, porque esos tienen a Dios por Rey”) (que completa a la primera -Mt 5,3-: la persecución no es un fracaso, y es consecuencia de la fidelidad a la opción primera –Mt5,3-, aunque la sociedad de la ambición –poder, gloria y riqueza- no la tolera). Así, las promesas de futuro (Mt 5,4-9) son efecto de la opción u fidelidad presentes. Así la liberación progresiva de los oprimidos es por la existencia de grupos humanos que opta contra los valores de la sociedad y crea una alternativa.

Es verdad que en Mt 5,11-12 se desarrolla también para los discípulos esta última bienaventuranza. Y les avisa de que la sociedad ejercerá sobre ellos una presión más o menos cruenta (desde el descrédito a la persecución). Les propone que su reacción sea de alegría ya que su recompensa será la experiencia de que Dios reina sobre ellos. Los discípulos toman con su modo de vivir el puesto de los profetas de antaño (hacer visible una nueva relación humana que denuncia al existente)

En un breve análisis literario, podemos constatar, dos partes: en la primera (vv26-31) la forman tres exhortaciones a no tener miedo (vv. 26.28.31); la segunda aborda el tema del testimonio (vv.32-33). En ambas secciones abundan las formas literarias del paralelismo antitético (típicas en la literatura semítica).

Notas para fijarnos en el Evangelio de Mateo 10,26-33:

En los versículos anteriores (Mt 10,16ss) avisa que la misión será dura, pero llama a la prudencia, a la sencillez y a la astucia. Y nos anuncia que la muerte no es un fracaso (Mt 10,22) ya que la suerte del discípulo es la del maestro (Mt 5,11). En este contexto es donde se sitúa la misión que Jesús confía a los discípulos; pero la reacción de los discípulos es una sensación de miedo. En el antiguo Testamento, en los relatos de vocación, vamos que los llamados por Dios perciben enseguida las dificultades que entraña la tarea y buscan escabullirse del encargo de Dios (Moisés dice “no tengo facilidad de palabra” Ex 3,11,4,10; de manera similar Gedeón –Jue 6,15-; y Jeremías –Jr1,6-; los discípulos conocen la historia de Juan el Bautista y como le cortaron la cabeza -Mt 14,1-12-; y están viendo que el mismo Jesús, tiene el reconocimiento de los pobres y sencillos, pero tropieza con la resistencia de los dirigentes: no escucharan sus palabras (10,14); y son enviados como ovejas en medio de lobos van a encontrarse con la persecución (10,16-25). Este es el contexto donde Jesús les repite tres veces la consigna: “no tengáis miedo” a anunciar el evangelio del Reino. En estas tres veces se acompaña de tres motivaciones:

El miedo no debe impedir la proclamación abierta del mensaje (Mt 10,26-27) que Jesús les ha encargado anunciar, pro el ha venido a manifestar lo oculto (Mt 13,35)

El situar a los discípulos en el horizonte del juicio (Mt 10,28): lo decisivo no es perder la vida, sino la libertad, creatividad, interioridad,… la “vida”.

La tercera motivación es la confianza inquebrantable (Mt 10,29-31) que los discípulos han de tener en Dios Padre

Jesús tuvo que transmitir su mensaje en forma velada, porque sus oyentes no podían comprenderlo (27) y él mismo no había consumado su obra (muriendo y resucitando). Recordad que el evangelio es una experiencia pascual; y desde ahí los discípulos se sienten llamados a proclamarlo sin temor. No hay que amedrentarse, ni puede ocultarse el mensaje. El sentido de las mismas palabras en Lucas (Lc 8,17) es distinto: que los discípulos no imiten la hipocresía de los fariseos; todo lo que intentan ocultar acabará por saberse, que hablen, pues, abiertamente.

“Secreto”-“revelado”, “escondido”-“sabido” (26), “oscuras”-“luz” (27) son una serie de contraposiciones que ponen de relieve qué es la misión de los apóstoles: proclamar abiertamente aquello que han sentido y aprendido de Jesús. Él ha traído a plenitud la revelación de Dios (27). Por lo tanto, no se ha de ir con medias tintas ni con ambigüedades. No tiene sentido cuidar las apariencias si lo que se tiene que comunicar es lo que Jesús nos ha dicho. El misionero –testigo– no tiene que preocuparse de su imagen sino de discernir si lo que muestra es el rostro de Cristo, no tiene que preocuparse del qué dirán sino de si el que dirá él es lo que dice Jesús. Y para un discípulo de Jesús no tendrá nunca el menor asomo de justificación es esconder la Buena Noticia, es decir, mentir.

Miedos que les llevan a que los hombres pueden suprimir la vida física-corporal. Pero el les dice que no pueden arrebatarnos la “persona”, su libertad interior (28, cfr 10,22), que se asienta por encima de los poderes del mundo; donde hay un Dios Padre providente, en cuyas manos amorosas están hasta los gorriones, que en el mercado no valen ni un céntimo. No hay ni punto de comparación entre los gorriones y los hombres: vosotros valéis mucho más y Dios os cuidará. De ahí la confianza en el Padre (29-31, cfr 5,10b: tienen a Dios por Rey; 6,25-34).

Sintetizando: “no tengáis miedo”. Ni a los hombres ni al abandono de Dios que se preocupa de cada persona en concreto. Esta expresión sirve para asegurar la ayuda divina (ver Is 41,10.13; 43,1.5; 44,2; Jer 1,8; 3,10).

– De la postura que tome el discípulo ante los hombres depende su suerte final (32s). De ahí que sólo deben temer a quien puede condenarlos. Es decir, a quien puede ocasionarles la ruina definitiva de la vida, es decir la no-salvación. ¡Fuera el miedo! La audacia, valentía y aguante deben ser las actitudes de su seguidor. El único “miedo” saludable es el temor de Dios, que no es terror a un fiscal, sino respeto a un padre-madre.

Confesar y testimoniar a Cristo con valentía es su segunda recomendación. La misión es proclamar lo que Jesús les dice al oído. Jesús será “defensor” ante Dios: reconocerá al que le reconozca a él ante los hombres y mujeres, y negará a quien le niegue.

No tengáis miedo de anunciar y realizar el Reino. Hacer un mundo fraternal, vivir en cristiano, sigue siendo difícil. Estamos tentados a negar con nuestra vida, también con nuestra palabra, a Jesucristo. Jesús nos envía al mundo sin hacer rebajas de sus exigencias, ofreciendo una versión descafeinada del evangelio, ni justificando la mediocridad en el seguimiento. Ponerse de parte de Jesús ante los hombres exige fidelidad sin grietas. Abrir una fisura es colocarse en la pendiente de negarle. ¡Fidelidad!. Sobran cristianos durmientes, enmudecidos y acomplejados.

Jesús, pues, alienta los apóstoles a afrontar con valentía las dificultades. Nos alienta a nosotros a dar la vida, día a día, por aquellos mismos por los cuales Él la dio: los más pobres, los más dejados de banda en la sociedad, la gente más explotada y manipulada y engañada por el sistema liberal-capitalista (como por ejemplo la numerosa clase trabajadora)… y, desde ellos -siempre desde bajo- dar la vida por todo el mundo.

 

  

 

     

 

 

 

     

 

 

 

 

Cuaderno de vida de 12-6-08

He estado de viaje toda la noche para una entrevista sobre mi posible destino. En la estación (sobre las 12 de la noche) dos hablaban por teléfono: uno sobre los exámenes (dejo 2 para septiembre y así voy mas deshogado), el otro sobre una entrevista de trabajo (bien, yo he puesto todo, ahora espero que llamen)… La policía, mientras, no dejaba de pedir documentación a la gente que estaba en la estación y vi que algunos cuando se asomaban y los veían se marchaban por el otro lado.

Oración

El final de un curso, de un ciclo, los cambios siempre nos desinstalan y eso nos/me pone nervioso/s. Son miedos, son incertidumbres, no sé… En el Estudio de Evangelio de este año en Juan veo que los miedos están ahí… Y ahí podemos ver a Dios, encontrarnos también con él. Rezo con esta plegaria de Ulibarri y pido FIJA MI DESEO SOLO EN TI

Acógeme, Señor, en tu casa
y regálame con tu presencia.
Unifica en Ti todas mis dispersiones.

Sana las rupturas de mi espíritu y de mi cuerpo.

Refresca mi mente y mis entrañas.

Apaga las seducciones que me precipitan al vacío.

Disuelve los miedos que me paralizan.
Aligérame de leyes y cargas.
Lava mis ojos y mi corazón.

Fija mi deseo sólo en Ti.

Y acoge en tu regazo lo que soy y lo que fui,

para que tenga vida y florezca.

(Fl.Ulibarri, Al viento del Espíritu)

 

ORACIÓN: “QUITANOS EL MIEDO A SEGUIR TU CAMINO”

Señor Jesús:

Machaconamente repites hoy en el evangelio:

“No tengáis miedo…”

Ni el recelo de los hombres,

porque la verdad brillará por sí misma.

Ni a los que matan el cuerpo,

pero no pueden matar el alma (quitar la libertad interior, las convicciones, la fe)

Ni al abandono de Dios,

porque no hay comparación entre nosotros y los gorriones.

 

Bien sabías tú, Cristo nuestro, que seguir tu camino traería complicaciones.

 

Amar a todo hombre,

respetar toda existencia humana,

procurar la salud y la realización de todos,

perdonar las ofensas,

llamar a las cosas por su nombre,

tener preferencia por los más débiles,

enfrentarse a los que matan o no dejan vivir,

sostener vitalmente que esto es voluntad del Padre Dios,

creer que este Padre Dios nos ama en toda circunstancia,

y, porque nos ama, te ha enviado a Ti para que tengamos vida.

 

Todo esto en teoría es muy hermoso,

pero vivirlo nos atemoriza, nos asusta.

 

Hay tantas situaciones que contradicen tu evangelio:

el triunfo a veces de la mentira y de la adulación,

el éxito claro de la explotación del hombre,

la imosición de la fuerza bruta sobre la débil libertad,

la muerte de muchas causas justas,

la corrupción de dirigentes,

la marginación,

la lucha sin escrúpulos por los primeros puestos,

la ignorancia fanática que no respeta ni la misma vida…

 

Por eso, Señor Jesús, hoy ésta es nuestra oración:

danos confianza en la verdad de las cosas,

concédenos aprecio por todo ser humano,

quítanos el miedo a seguir tu camino,

danos a sentir la cercanía y la fuerza del Padre.

Rufo G.Pérez.

El próximo 26 de Junio se celebrará el Día Internacional contra la Tortura en todo el Mundo.

 

SER ADULTOS PARA PODER AMAR

Señor, ¿cuándo encenderé una cerilla

y dejaré de maldecir la oscuridad?

¿Cuándo saldré de mi mismo y seré adulto para amar?

¡Qué seco está mi rostro y qué juntos mis labios

cuando estoy encerrado en mi mismo y no veo a los demás!

 

Dicen que los niños aman mucho a sus padres,

pero no es verdad.

Los niños aún no saben amar; son los padres quienes aman.

Los niños están cerrados en su yo y «chupan» de sus padres.

¿Seré yo un «chupóptero», Señor, en tu Iglesia y comunidad?

Quizá soy todavía un poco «infante»

y tengo miedo de abandonar mi orilla para ir a la de enfrente.

Quizá «no he crecido» bastante todavía.

 

Tú nos pides hacernos como niños,

pero niños adultos; adultos que se han hecho como niños.

La adultez para el amor es una infancia espiritual

que se adquiere con la mano tendida y muchos abrazos.

Sácame del encierro de mi yo y hazme adulta, Señor.

 

Hazme adulta para comprender las limitaciones ajenas

al ver las mías;

para salir de la falsa seguridad de mis «autismos»

y oír a los demás;

para traspasar las fronteras de mi territorio

y entrar sin miedo en territorio ajeno.

Hazme adulto para oír, para hablar, para sonreír,

para escuchar los dolores ajenos sin contar los míos,

para consolar como adulto, con acompañamiento y humildad.

 

Hazme adulto, Señor, para amar y construir tu Iglesia.

(P.Loidi; Mar adentro)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: